Si sos de los que compras vuelos por internet, es probable que en alguna ocasión hayas pagado más de lo que costaba el boleto la primera vez que lo consultaste. A veces, la diferencia apenas llega a los US$5. Otras, puede ser mucho mas.

Pero casi siempre la culpa la tienen las cookies: esos diminutos archivos enviados por los sitios web que obtienen datos sobre ti cada vez que usas el navegador.

Son una especie de espía que analizan tu comportamiento en internet y que incluso crean un perfil sobre ti para ofrecerte publicidad personalizada y aprovechar a su favor tus búsquedas en la web.

Las páginas web de agencias de viajes, aerolíneas y vuelos baratos tienen programas específicos que les permiten saber si un usuario está interesado en un trayecto en particular y gracias a ellos pueden “saber” que quieres reservar ese viaje. Así que, aunque te cueste más, probablemente estarás dispuesto a pagarlo.

¿Cómo usan exactamente esos programas y qué papel juegan las cookies?

“No hay una respuesta simple y concreta, pero podría decirse que las cookies leen las ‘huellas electrónicas’ que dejas en la computadora o en el smartphone cada vez que buscas algo y rastrean lo que haces”, explica el periodista de la BBC Harry Kretchmer, quien llevó a cabo la investigación.

La BBC llevó a cabo un experimento usando dos computadoras. En una de ellas fueron eliminadas las cookies. En la otra, no.

“Tras analizar a fondo diferentes páginas web, resultó evidente que la computadora con cookies era estadísticamente más propensa a proporcionar un precio un poco más alto”, dice Kretchmer.

“Buscamos repetidamente en ambas computadoras al mismo tiempo un viaje para una familia de cuatro personas de Londres a Nueva York a mediados de agosto, en plena temporada alta. Buscamos vuelos y hoteles”.

El experimento se llevó a cabo visitando tres de los sitios más populares en todo el mundo para reservar viajes en línea: Booking.com, Opodo y Expedia.

La BBC comprobó cada uno de los resultados siete veces en cada página durante cinco horas. “Lo que descubrimos fue interesante porque en Booking.com no hubo diferencias entre la computadora ‘limpia’ y la que tenía cookies. Pero en Opodo y Expedia la historia fue diferente”, dice Kretchmer.

“Encontramos diferencias de precios deentre US$1,5 y US$30 por persona. Es decir, hasta US$120 para una familia de cuatro”.

“En Expedia, cuatro de siete resultados en la computadora con cookies eran más caros. En Opodo, cinco de siete. Pero a veces hubo precios más bajos en la computadora con cookies, así que no hay una ley exacta, aunque parece hacer diferencias”, señala Kretchmer.

Simon Colder, editor de viajes en el diario británico The Independent, le contó a la BBC que también obtuvo resultados más altos usando la computadora con cookies, y que es mejor probar diferentes dispositivos “por si acaso” si uno quiere comprar un viaje.

Tanto Expedia como Opodo le dijeron a la BBC que no usan cookies. Pero reconocen sus precios pueden cambiar y aumentar para quienes visitan sus páginas varias veces, y aseguran que son transparentes al respecto.

Las compañías dijeron que los precios pueden variar “por diversas razones” -sin dar más detalles- y que comprenden que esto pueda preocupar a algunos clientes.

“Hay razones que hacen que los precios oscilen”, concluye Kretchmer. “Las empresas de viajes dicen que no es por las cookies. Pero si estás pensando en reservar unas vacaciones, puede que te merezca la pena usar dos computadoras diferentes”.