La inteligencia artificial se presenta como un campo en auge y en constante desarrollo, dotado de sistemas capaces de realizar tareas que normalmente se atribuyen al ser humano como pueda ser traducir un documento o el reconocimiento facial de otra personal.

Primero lo primero, ¿Qué es la inteligencia artificial?

La Inteligencia Artificial o AI por sus siglas en inglés se definiría como la simulación de procesos de desarrollo cognitivo humano por parte de sistemas informáticos. Estos procedimientos incluyen el aprendizaje en forma de la adquisición de información y reglas para su uso, el razonamiento como la fijación de una normativa que permita llegar a una serie de conclusiones aproximadas o definitivas y la autocorrección.

Otras tareas que, por lo general, se atribuyen al ser humano sería la traducción de un texto, reconocer a otra persona viendo tan solo su cara o, incluso, sistemas que aprenden a comportarse de manera autónoma como puedan ser vehículos sin la necesidad de conductor o creación de robots con funcionalidades humanas.

No obstante, una de las partes más maduras de la inteligencia artificial es el conocido como machine learning o aprendizaje automático, que permitirá programar sistemas que permitirá tomar decisiones de manera autónoma a partir de un gran cantidad de datos. En cualquier caso, este aprendizaje y sus variantes como el llamado “deep learning” están muy lejos de comportarse como auténticos agentes capaces de valerse por sí mismos ni con una inteligencia que se acerca a la del ser humano. Y, es que, su capacidad de poner en contexto piezas de información, hallar la causalidad de las cosas o improvisar las respuestas con datos fragmentados es algo que, por el momento, no se puede realizar fácilmente con máquinas.

Algunos ejemplos de inteligencia artificial

Las grandes empresas ya utilizan de inteligencia artificial para mejorar su posición en el mercado. Sin ir más lejos, las principales redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram se sirven de algoritmos de IA que son capaces de detectar contenidos inadecuados, spam, etc.

Algunas de las tecnologías de inteligencia artificial que estan en funcionamiento ahora mismo.

Chatbots

Los agentes virtuales han ocupado un lugar de lo más destacado en el ámbito del marketing digital son los chatbots. Se presentan como programas informáticos con los que es posible mantener una conversación, ya sea para pedirle algún tipo de información o para solicitar la puesta en marcha de una acción determinada.

Al incorporar sistemas de inteligencia artificial a su funcionamiento tienen la capacidad de aprender sobre nuestros gustos y preferencias con el paso del tiempo. Un buen ejemplo de esto lo encontramos en Siri y Cortana, aunque todavía precisan de un amplio margen de mejora. Otros espacios en los que han estado en funcionamiento son, por ejemplo, en chats tan populares como Facebook Messenger o aplicaciones de mensajería instantánea como puede ser Telegram o Slack.

Machine Learning

Machine Learning, tal y como hemos especificado antes, es uno de los campos más maduros de la inteligencia artificial en este momento. Se trata de una disciplina científica que crean sistemas que aprenden de manera automática. Con ello lo que se logrará, por ejemplo, será identificar patrones de especial complejidad en millones de datos.

Un algoritmo se encargará de revisar toda esta información, analizar y poder llegar a predecir comportamientos futuros. Estos sistemas tienen la capacidad de mejorarse por sí mismos con el tiempo sin necesidad de intervención humana.

La biométrica

Se presenta como un sistema de identificación de la persona que se aplicará a muy diversos procesos gracias a su facilidad y comodidad. Esta tecnología se basa en el reconocimiento de una característica física concreta como pueda ser la huella digital, los rasgos faciales o el patrón venoso de los dedos.

La biométrica emplea un sistema basado en el mismo funcionamiento que sigue el cerebro humano a la hora de identificar a una persona. Entre sus diferentes aplicaciones se encuentra el control de acceso biométrico, el control de presencia, el logon biométrico para aplicaciones de software a sistemas operativos.

Ventajas de la inteligencia artificial

-Mediante una serie de algoritmos de aprendizaje las máquinas pueden utilizar datos para encontrar patrones y predecir. El paso siguiente es el aprendizaje de los errores por parte de las computadoras con afinamiento de las predicciones con cada nuevo fragmento de información. Y, es que, cada vez son más hábiles a la hora de reconocer imágenes y procesar el lenguaje de manera natural como los seres humanos, así como responder en función del contexto. La inteligencia está presente en salud, comercio al por menor y finanzas.

-En salud, la inteligencia artificial impulsará el diagnóstico médico, allanando el camino a la medicina personalizada. En los hospitales ayudará a los profesionales médicos a comprender qué pacientes está en mayor riesgo de sufrir complicaciones. Así, por ejemplo, los métodos empleados por la inteligencia artificial servirán para descubrir sutiles interacciones entre los medicamentos que ponen a los pacientes en riesgo de sufrir efectos secundarios de especial gravedad. Todo esto sin hablar de los dispositivos que están permitiendo a los ciegos ver, a los sordos oír o a los discapacitados y ancianos poder caminar.

-En el ámbito del motor, la inteligencia artificial será clave para los vehículos autónomos. Un segundo de conducción dentro de esta modalidad podrá llegar a generar 1GB de datos, por lo que también será previsible un aumento en la demanda de chips de memoria y soluciones de almacenamiento en la nube.

Riesgos de la inteligencia artificial

-Uno de los aspectos negativos viene dado por la visión artificial, más concretamente por el uso malicioso que puedan darle los hackers. En los últimos años, estos piratas informáticos vienen estudiando cómo engañar a los captcha o códigos de números escritos de una forma extraña que muy diversas webs solicitan para confirmar que eres una persona.

-Las máquinas y sistemas de inteligencia artificial carecen de sentimientos y de ética, por lo que no son capaces de discernir lo que está bien de lo que está mal, ya que su comportamiento depende de su programación y no de la racionalidad. Esto supone que cualquier fallo en el sistema podría causar daños de especial gravedad.

-La pérdida de lugares de trabajo es otro de los peligros presentes de la inteligencia artificial. Estudios confirman que el 50% de las ocupaciones existentes serán totalmente redundantes en 2025 si la inteligencia artificial continúa transformando las empresas.